domingo, 2 de marzo de 2008

Gran éxito de participación en la charla sobre Berard y Rehasoft

Un momento de la charla informativa. Urban Petterson, Director Genral de Rehasoft


El sábado 1 de marzo, fuimos más de una veintena de personas las que acudimos a informarnos sobre las novedades del software de apoyo a la lectura y dislexia de de Rehasoft, y el método de entrenamiento auditivo de Berard.

El objetivo de Dislexia sin Barreras es difundir entre padres y profesionales un software de
apoyo a la lectura que es capaz de traducir a voz cualquier texto, ya sea desde Word o PDF, lo que supone una importante herramienta de ayuda para todas aquellas personas que tienen dificultades lectoras, dislexia, incluso baja visión o ceguera.

Rehasoft, una la empresa de vanguardia de las nuevas tecnologías educativas, con más de 10 años de experiencia,
dedicada a la ayuda de personas con dislexia, dificultades de lecto-escritura, aprendizaje y comunicación, ofreciendo soluciones para mejorar el rendimiento escolar y profesional, y la promotora de la traducción y adaptación de este software al castellano y catalán. Este software se lleva utilizando más de 20 años en los países nórdicos y en Reino Unido, con una gran introducción en los centros educativos, como una herramienta más de trabajo y apoyo para los alumnos.

A continuación, y también relacionado con las dificultades de aprendizaje, Almudena Vela, terapeuta auditiva acreditada por el Dr. Berard y musicóloga, dará a conocer las últimas novedades en el ENTRENAMIENTO DE INTEGRACIóN AUDITIVA DE BERARD, una terapia que se está llevando a cabo con mucho éxito entre la población que padece dislexia y otros trastornos. El otorrinolaringólogo francés Guy Berárd lo desarrolló basándose en que el 50% de los estímulos nos llegan a través de la vía auditiva, y en los estudios realizados en más de 80.000 casos de problemas relacionados con la audición durante 20 años.

El ENTRENAMIENTO DE INTEGRACIóN AUDITIVA es un método de estimulación, cuya finalidad es uniformar los umbrales de percepción, normalizando así el flujo de entrada de la información sensorial auditiva. Se trata de un método pasivo, no agresivo, no farmacológico, compatible con cualquier otra forma de intervención, y con resultados a corto plazo.

Además, está probado y recomendado en los trastornos generalizados del desarrollo y en Autismo; en problemas de aprendizaje (DISLEXIA, desarrollo del lenguaje en la infancia); en trastornos del lenguaje y habla como Disfasia, Afasia, Dislalia o Disfemia; en trastornos de la conducta por déficit de atención(TDA) y aquellos que cursan con hiperactividad y agresividad; y en problemas de memoria, atención y concentración. En psiquiatría, en trastornos del estado de ánimo (depresión) y en trastornos por ansiedad (Estrés), y en neurología en Alzheimer, Parkinson y adicciones.