lunes, 10 de diciembre de 2007

El PISA no tiene en cuenta la dislexia y otros trastornos de aprendizaje

Al hilo del informe PISA, en nuestra opinión, parte del problema está en que a penas hay vocación entre muchos docentes, y además la Administración les deja poco tiempo. El profesor debe inculcar a sus alumnos, lo primero, el amor por el conocimiento y la necesidad de cultivar el pensamiento, el análisis y a crearse su propia opinión.

Esto, llevará a los alumnos, desde pequeños, a querer conocer más, a encontrar el valor de los libros que son los que contienen mucho del conocimiento.
Pero el problema está en el sistema de enseñanza, más preocupado por conseguir cifras y resultados, que tengan unos conocimientos determinados por curso, sin importar que de verdad los dominen, los interioricen y disfruten aprendiendo. Los niños tienen que saber leer entre los 6 y 7 años, cuando es una de las tareas más complejas que realiza el cerebro humano, puesto que intervienen múltiples procesos.
Nadie se ha encargado de que esto se haga correctamente ni de formar al profesorado para que tenga las herramientas suficientes para que lo puedan desarrollar. Si construimos el proceso de la lectura sobre unos frágiles cimientos y resulta una tarea compleja ¿quien va a querer hacerlo?
Tampoco se tiene en cuenta en el colegio a los disléxicos, y son aproximadamente el 10% de la población. Ellos, en muchos casos, seguro que vienen a engrosar las cifras del fracaso escolar y de los que abandonan la lectura por una enseñanza inadecuada.
El diario EL País, en un artículo publicado el 3 de diciembre, expertos hacen un repaso del origen de los problemas de lectura.