domingo, 9 de diciembre de 2007

Informe PISA. Reflexiones sobre nuestro sistema educativo

De nuevo tenemos resultados del famoso informe PISA que vuelve a arrojar malos resultados para España, que retrocede en lectura y se estanca en la mediocridad en ciencias y matemáticas. España es el país que más ha bajado su nivel de lectura respecto a informes anteriores --afirma el diario El País-- de 581 puntos de media a 561, lo que le deja en el puesto 35 de 57 países.

Proponemos varias reflexiones que pueden dar un poco de luz en este asunto tan preocupante.

De todos es sabido que en España la Ley de Educación cambia cada muy poco, lo que significa que hay que cambiar el concepto de enseñanza, los contenidos mínimos, las actividades, la normativa sobre profesorado, la documentación, programación y planificación... lo que desde Dislexia sin Barreras vemos, es que esto se parece cada vez mas a un complej
o sistema burocrático donde todas las energías se pierden entre papeles y teorías.

Para los profesores no es apetecible pasarse la vida planificando lo maravilloso que va a ser el año si luego apenas tienen tiempo de dar el, cada vez mas extenso, temario. Cada vez son mas los contenidos que deben aprender sin que se les ofrezca la base, que son las herramientas.

Por otra parte, a pesar de tantos cambios de la Ley seguimos utilizando las mismas pautas que hace uno o dos siglos (Incluso bastante peor y luego explicaremos por que), seguimos pensando que la letra con sangre entra, claro que ya no se permiten los castigos físicos, ¡hasta ahí podíamos llegar!, pero se trata de aprender leyendo y demostrar lo aprendido escribiendo.

Las aulas siguen siendo las mismas, el profesor tiene una pizarra y explica aquellos contenidos que está obligado a impartir y que si ya lo ha hecho durante 20 años, posiblemente él sea el primer aburrido en repetirlo de nuevo.

En definitiva, nuestro sistema de enseñanza con tanta ley y tanto cambio ha quedado reducido a un conjunto de normas que indican: "Lo que hay que aprender y cuando", nada mas.
Claro que los profesores saben el cómo, para eso han estudiado pero a veces olvidamos lo mas importante: ¿qué es lo que queremos que aprendan nuestros niños?.
Se ha puesto como modelo el sistema finlandés, y si nos fijamos en los objetivos de su sistema educativo, es algo tan lógico como velar por las capacidades, las aptitudes y la cultura de toda la población.
Es claro que los niños de hoy serán los hombres y mujeres de mañana, es decir son el futuro, en sus manos estarán las riendas del mundo a la vuelta de 20 ó 30 años. Y cabe preguntarse ¿qué estamos haciendo con ellos, con su formación, con su vida?

No habrá quien pueda discutir que los niños de hoy no son como éramos nosotros hace 40 ó 50 años, desde luego es evidente que casi cualquier niño de 6 ó 7 años es capaz de sintonizar el vídeo sin que nadie se lo haya enseñado, los botones y las nuevas tecnologías no tiene secretos para ellos.

Pero ante esta verdad queremos que después vayan al colegio y se trasladen a un mundo que existía así hace 100 ó 200 años, porque pocas cosas han cambiado entre las paredes de los colegios, salvo, eso sí la falta de disciplina y de respeto.

Creo que no necesitaríamos tantos informes para medir la calidad de lo aprendido si dejáramos de ver la escuela como ese "lugar al que van los niños por obligación, para que sean algo mañana".<> el ser único y diferente que es y que tiene todo un potencial entre sus manos, ya mucho antes de saber leer o escribir. Si los padres recuperamos el sentido real de nuestro papel, como el arquero que tensa la cuerda para lanzar correctamente la flecha: su hijo, al mundo. Si los profesores recuperamos el sentido real de nuestro papel, permitiendo al alumno sacar lo que lleva dentro, para dárselo al mundo. Si todos recuperamos la confianza en los niños y sobre todo el respeto mas profundo por lo que ya son y dejarlos que puedan desarrollar todo su potencial sin falsas educaciones que no aportan sino aburrimiento y falta de interés, si les mostramos lo maravilloso que es el mundo y lo hermoso que es aprender, el colegio volverá a ser la escuela "ese sitio donde se está a gusto y se pasa bien" porque para un niño no hay nada tan interesante como APRENDER