domingo, 16 de diciembre de 2007

Desigualdades en el apoyo escolar que reciben los niños británicos

Si en el Reino Unido -- que poseen una fuerte red de Asociaciones de Dislexia y otros trastornos de aprendizaje, y en este sentido nos llevan años luz--, existen desigualdades en el apoyo escolar que reciben los niños británicos con necesidades especiales, ¿que pasa con nosotros?

Una investigación realizada en el Reino Unido ha revelado desigualdades en los servicios de apoyo escolar que reciben los niños con necesidades educativas especiales, según informa el diario "The Guardian".(Información aparecida en Discapnet)

Según el documento, elaborado por los profesores Harry Daniels y Jill Porter, de la Universidad de Bath, los niños de clase media reciben mejor apoyo y antes que los de clases más desfavorecidas.

El documento añade que las dificultades de aprendizaje que cuentan con el apoyo de asociaciones importantes, como el autismo y la dislexia, reciben una mayor financiación que los trastornos que no cuentan con el respaldo de organizaciones de esta envergadura.

Daniels y Porter sostienen que también existe una discriminación por sexo, con una detección más rápida de los trastornos de aprendizaje entre los niños que entre las niñas, mientras que entre los niños de ciertas minorías raciales, estos problemas se confunden más a menudo con desórdenes emocionales y del comportamiento.

A la luz de estos resultados, el Departamento de la Infancia, la Escuela y la Familia del Reino Unido, ha anunciado una revisión de la enseñanza personalizada para niños con necesidades educativas especiales y discapacidad.

Los datos del informe se incorporarán a la revisión general de la educación primaria en el Reino Unido que está realizando la Universidad de Cambridge.

Solo apuntamos, que en España ¿para cuando se tomarán en serio concretar medidas para los niños y niñas con necesidades educativas especiales?. Hasta ahora, solo se ha incluido un renglón en el art. 70 de la LOE, pero que pasa sin pena ni gloria. Falta información al profesorado para aplicarlo y a los padres para exigirlo.